El teléfono...

No me contestas.
Y yo que necesito hablarte, mi amor
Decirte que me siento puelvo y el mundo es mar
confesar que mi corazón es de cristal
que me da miedo dejarlo caer
pues anda tan pesado...


Y sabes, todo es hielo
no hay chocolate que console
ni yoga que traiga un minuto de paz
y mucho menos un oído que me comprenda
como lo haces tu

Comentários

Pierre C. Cortes disse…
Hummmm!!!!
Paixões, paixões, paixões.

Beijos.

Postagens mais visitadas deste blog

Saturno

Espera