quinta-feira, 9 de outubro de 2008

A la Luna

La Luna, como una perla en el cielo
parece perdida como yo en la bruma
gritando con luz su existencia
en el infinito cielo
Soledad blanca en la noche

Haz señales de luz
a ver si alguien le contesta
A ver si alguien se compadece
de su tristeza de mujer
de sentir soledad
a pesar de recibir luz del Sol, que ella ama
Luz que trae en su piel, para guardar su calor
porque él anda lejos…

Miro la Luna, y me compadezco
Porque sé que ella me comprende
Porque también llora
pero sus lágrimas son estrellas
y las mías son mar

Miro la Luna imaginando
que mi amor también la mira
Y sueño que él mira
mis ojos reflejados en la Luna
como yo miro el brillo de los suyos
en la blanca inmensidad de ella
La Luna, que también sufre de amor
une corazones enamorados
sin que nadie se compadezca
de su eterna soledad

(Foto: Cristina Leveratto, desde Buenos Aires)

Um comentário:

Anônimo disse...

Querida Damiana
Te hice un comentario sobre tu poema a la Luna, pero parece que no se como hacer que salga.
Me siento honrada, que utilizaras mi fotografía de la luna porteña, que tanto significa para mi, para crear una poesía tan sentida.
Mi cariño desde Buenos Aires
Cristina (Argentina)