terça-feira, 4 de setembro de 2007




AZUL

As ondas lambiam a praia. Ela só caminhava, deixando os pés serem ungidos pela água salgada. Ela só caminhava, deixando lágrimas transparentes e límpidas lhe escorregarem pelo rosto.
Naquele minuto, tudo parou. E ela transformou-se em matéria líquida, que derretia por dentro e chorava para fora. O céu alvíssimo lá em cima só servia para sustentar o sol que lhe evaporava as dores, consolando a carne. Mas a alma estava lá, trêmula, medrosa, embolada no umbigo.
Ela olhou o mar esperando respostas e o mar só podia lhe dar perguntas. O mar viu os olhos de Laura repletos de gotas azuis e lhe cantou uma canção murmurejante, cheia de espuma.
A água chegava-lhe nos joelhos, quando ela se abraçou ao suéter de lã. As ondas desenhavam com sal e areia estampas na barra do vestido. Quis afogar o pranto, desejou caminhar até o fundo atrás de uma saída. Fechou os olhos, o vento penteando os cabelos encaracolados para trás, deixando o rosto a mostra, pálpebras guardando as duas pedras de água-marinha transparentes.


----------------------

Las olas lamían la playa. Ella caminaba sola, dejando que sus pies fuesen mojados por el agua salada. Sólo caminaba dejando que lágrimas transparentes y límpidas corrieran por su rostro.
En ese momento todo paró. Y ella se transformó en materia líquida que se derretía por dentro y hacia afuera, lloraba. Encima, el cielo muy blanco sólo servía para sustentar el sol que le aliviaba los dolores, consolando su carne. Pero el alma estaba allí, trémula, asustada, agazapada en su ombligo..

Miró el mar esperando respuestas y el mar sólo pudo hacerle nuevas preguntas. El mar vió los ojos de Laura llenos de gotas azules y le cantó una dulce canción en un murmullo lleno de espuma.

El agua le llegaba a los tobillos cuando ella se abrazó al suéter de lana. Las olas dibujaban con sal y arena estampas en el dobladillo de su vestido. Quiso ahogar el llanto. Deseó caminar hasta lo más profundo, procurar una salida. Cerró sus ojos, el viento de frente era como si peinara sus cabellos rizados hacia atrás, dejando libre sus ojos. Los párpados guardaban dos piedras de aguamarinas transparentes

(versión en español por Jorge Abril)

Nenhum comentário: